Hoy en día, tener presencia en Internet es esencial para darse a conocer. Es por ello que, cada vez, son más los negocios que optar por utilizar este tipo de publicidad: La publicidad online o en buscadores, y es aquí donde entra en juego las campañas de SEM.

Sin embargo, son muchos los que aún no conocen este tipo de herramienta y los beneficios que pueden aportar en sus estrategias de marketing.

¿QUÉ ES EL SEM?

El SEM, las siglas de Search Engine Marketing, hace referencia al marketing y publicidad que se realiza en los distintos motores de búsqueda. Concretamente, se refiere a todas aquellas acciones de pago que se pueden realizar en los buscadores o en las páginas web y que tienen como objetivo captar tráfico e incrementar la visibilidad de los negocios rápidamente.

Para llevar a cabo nuestra estrategia de SEM, Google Ads es la herramienta que más se utiliza. El motivo es sencillo y es que, en nuestro país, Google es el principal buscador más utilizado.

El sistema que se utiliza a la hora de realizar campañas SEM en Google Ads es el sistema de pujas por palabras clave. Es decir, cuanto mayor es la competencia por una determinada palabra clave, mayor será el coste de la publicidad.

Una de las ventajas de hacer este tipo de campañas es el Pago por Clic (PPC). Con este sistema, tenemos la posibilidad de fijar nosotros mismos cuanto queremos gastarnos por cada clic. Pero, no solamente eso. Con esta opción, solamente pagaremos en el momento en que un usuario hace clic en nuestro anuncio.

 

Como podemos observar en el ejemplo de arriba, cuando realizamos una campaña de SEM con la herramienta de Google, nuestro anuncio aparecerá por encima de los resultados de búsqueda orgánica, que se consiguen a través del SEO, y diferenciandose con la palabra «Anuncio» en color verde.

SEO Y SEM NO SON LO MISMO, PERO SE PUEDEN COMPLEMENTAR

Es frecuente, para las empresas y particulares que están introducioendose en el mundo del marketing digital, confundir los conceptos de SEO y SEM. Por ello, es importante conocerlos, diferenciarlos y saber que pueden ser dos herramientas complementarias que configuren una buena estrategia de marketing y contenido.
 

Cuando se habla del término SEO, se habla del posicionamiento en buscadores (Search Engine Optimization). El SEO es una de las principales y más importantes acciones de marketing digital. Sin una buena estrategia de SEO, nuestro negocio no podrá aparecer en los primeros puestos de resultados de Google de manera orgánica, sin necesidad de realizar ninguna inversión.

Otra diferencia respecto al SEM, es que los resultados obtenidos con las estrategias de SEO son a medio/largo plazo. Un buen posicionamiento conlleva meses de trabajo, de depurar correctamente el contenido y de crear un vínculo con los usuarios, aportando valor con dicho contenido.

Por el contrario, lo que se pretende con las campañas de publicidad en buscadores (SEM) es posicionar el negocio en las primeras posiciones en el menor tiempo posible, mediante una pequeña inversión. Puede ser muy útil, por ejemplo, para aquellos negocios que están iniciando su actividad y que quieren obtener mayor visibilidad.

Por todo lo anterior, decimos que SEO y SEM pueden ser herramientas complementarias para una buena estrategia de marketing digital. Implementando ambas, tendremos una buena estrategia a corto plazo (SEM), medio y largo plazo (SEO). No obstante, es recomendable definir previamente un plan de marketing en el que se recojan las diferentes acciones de SEO y SEM, procurando no descuidar ninguna. Por ejemplo, si dejamos de lado el SEO pasará que, cuando dejemos de invertir en campañas SEM, nuestro negocio dejará de aparecer entre los primeros resultados y no aparecerá en las búsquedas orgánicas, por lo que su visibilidad quedaría disminuida y escalar posiciones es complicado.

VENTAJAS DE APLICAR SEM

1. Aumenta el tráfico web

Con una buena campaña de SEM se consigue generar visitas hacia nuestra página web. No obstante, los objetivos pueden ser variados: Desde vender nuestro producto o servicio, hasta potenciar nuestra marca o darnos a conocer. Por ello, es necesario adaptar la campañas a los objetivos fijados.

 

2. Posicionamiento instantáneo

La principal ventaja respecto al posicionamiento orgánico es que permite posicionar nuestro negocio en los primeros resultados de búsqueda desde el momento que activamos la campaña, con lo que podremos aumentar el tráfico hacia nuestra página instantáneamente.

En determinadas fechas o eventos señalados, como puede ser el Black Friday, Navidad o periodo de rebajas, muchos negocios aplican esta estrategia para incrementar sus ventas.

 

3. Presupuesto personalizado

Una de las razones de aplicar SEM y no otras acciones publicitarias es por la posibilidad de controlar y ajustar el presupuesto en cualquier momento. Podemos definir el presupuesto máximo que estamos dispuestos a gastar en la campaña, cuánto se invertirá diariamente o decidir sobre el importe máximo que estamos dispuestos a pagar por cada clic (CPC máximo).

Además, como hablamos al principio del post, otra de las ventajas más características es que solo pagamos cuando el usuario hace clics en los anuncios. Por lo que solo supondrá un gasto si realmente conseguimos una oportunidad de venta o conversión.

 

4. Segmentación

Las campañas pueden ser muy personalizadas con la segmentación. Dicha segmentación es clave para conseguir que nuestra campaña de SEM sea efectiva. Con ella, se pueden ofrecer distintos mensajes para perfiles de clientes diferentes. Por ejemplo, se puede segmentar por edad, sexo, ubicación, gustos, aficiones, etc.

 

5. Perfecto para hacer pruebas y obtener datos

Realizar una campaña en buscadores nos puede resultar realmente útil para recopilar información sobre nuestro público, muy valiosa para el negocio.

Entre los datos más significativos, podemos analizar qué tipo de mensaje gusta más a nuestro público, qué palabras clave son las más importantes, la posición que han conseguido nuestros anuncios, etc.

Además, vinculando nuestra cuenta de Google Ads con la de Google Analytics, obtendremos datos con mayor profundidad, sobre los usuarios que visitan nuestra web y lo que hacen en nuestro sitio.

DESVENTAJAS DEL POSICIONAMIENTO SEM

1. Pago continuo

La visibilidad de nuestros anuncios y el número de visitas dependerán de la inversión que se realice. Es decir, en el momento que se decida dejar de pagar y se termine la campaña, los anuncios dejarán de aparecer en los resultados. 

 

2. Alto nivel de competencia

En sectores con mucha competencia, donde es difícil posicionarse orgánicamente, el uso de campañas SEM se está haciendo habitual. Esta competencia significa que hay muchas empresas que compiten por las mejores palabras clave para posicionar, lo que da lugar a un aumento del coste por clic, y, por tanto, provoca una disminución del ROI (retorno de inversión).

 

3. Genera menos confianza que el posicionamiento SEO

Muchos usuarios ya saben diferenciar los resultados orgánicos y los resultados de pago. Saben que cualquier sitio web puede aparecer en las primeras posiciones simplemente con activar una campaña, por lo que eso les genera desconfianza. En cambio, con los resultados orgánicos no pasa. Una empresa que aparece en las primeras posiciones, de manera orgánica, significa que trabaja su contenido y aporta valor.

 

4. Puede saturar al usuario

En las campañas de display, la publicidad online que consiste en mostrar los anuncios en forma de banners en las páginas de destino, debemos tener cuidado y evitar mostrar el anuncio demasiadas veces, ya que pueden parecer intrusivos y eso los usuarios lo valoran de forma negativa, afectando a la imagen de marca. Por ello, se recomienda configurar correctamente la frecuencia con la que se quiere mostrar los anuncios.